07 Cosas que tus hijos deben escuchar de ti

Hacer sentir a tus hijos respetados y queridos es uno de los regalos más importantes que le puedes dar. Durante cada una de las etapas de crecimiento, el afecto y la reafirmación positiva es básico para crear y consolidar la autoestima y la personalidad de los niños.

Qué niño no anhela sentirse parte de una familia amorosa que le demuestre con hechos y con palabras lo mucho que lo quieren?

Esta es nuestra lista de 07 cosas que, si es posible, debemos decirle a nuestros hijos todos los días:

  • Te amo: No basta con sentirlo, es fundamental que tus hijos escuchen que los quieres, que fueron deseados, y que cada momento que pase, aunque cometan errores y sean viejitos, siempre los vas a amar.
  • Estoy orgullosa de ti: Entre los 8 y 9 meses de vida los niños comienzan a comprender conceptos básicos de la vida, como por ejemplo el significado de no o sí. Con el desarrollo del lenguaje también viene el aprendizaje de cómo percibe y lo percibe su entorno, pero más allá de su comprensión completa, decirle y hacer sentir a tus hijos que estás orgullosa de sus logros (pequeños o grandes) e incluso de su esfuerzo aunque no lograran su meta, los motiva a seguir adelante y a tener seguridad en sí mismos.
  • Discúlpame: Somos mamás y papás, pero también somos humanos y nos podemos equivocar y el hecho de que nuestros hijos vean en nosotros lo natural que es cometer errores, aceptarlos y tratar de remediarlos, les dará las herramientas para hacer lo mismo en el futuro, además dándoles la sensibilidad para entender que mami y papi tienen sentimientos y vulnerabilidades y eso está bien.

El afecto y la reafirmación positiva es básico para crear y

consolidar la autoestima y la personalidad de los niños.

 

  • Tienes mi apoyo: Si tú que eres el ser que más admiran tus hijos, lo que más aman no los apoyas, quién lo va a hacer? Frases como estoy aquí para ti y cuentas conmigo, pueden marcar la diferencia entre un adulto que se siente seguro y un adulto con sensación de soledad.
  • Puedes lograr todo lo que sueñes: Este punto puede ser un poco difícil de manejar porque la vida real no es así (ver siguiente punto) pero la creatividad, imaginación y necesidad de mejorar y evolucionar, crecer y lograr cosas nuevas son la médula espinal de los futuros adultos exitosos. Reafírmale cada día a tus hijos que son capaces de lograr grandes cosas siempre y cuando trabajen duro, crean en ellos mismos y se esfuercen lo más que puedan. La relación entre trabajo duro y éxito es una lección que como padres no podemos negar a nuestros pequeños.

slider-07-cosas

 

  • La vida no siempre es justa y no siempre vas a obtener todo como y cuándo lo desees: Aquí se complican los conceptos. Como dijimos en el punto anterior, debemos promover las ansias de crecer y los anhelos de nuestros hijos pero no acosta de todo. Un niño debe comprender desde su niñez que no va lograr siempre las cosas como lo desee, esto implica hacer turnos para jugar, compartir sus juguetes e incluso a su familia, ser generoso con los demás y comprender que está bien perder y sentir frustración, es parte de la vida y no sólo va a pasarles sino que no podemos evitarlo. En este punto enseñarles a los niños a manejar sus sentimientos y enfocarse en mejorar lo que no salió bien o entender que esas cosas suceden y debe seguir adelante sin cargar con el peso de la desilusión, es imprescindible.
  • Yo siempre estaré aquí para ti: Mi hija de 06 años me dice que no quiere casarse nunca porque no quiere separarse de mí, dice que quiere vivir con nosotros para siempre. El miedo a sentirse desarraigado o sólo, a perder esa calidez que solo los padres saben dar es horrible, tanto así que siendo adultos muchas veces nos arruga el corazón saber que no tenemos siempre a nuestros padres cerca. Así que la próxima vez que veas a tus hijos diles que la edad no cambia las cosas, que siempre serán tus hijos y que tu amor por ellos solo va a crecer, “hija siempre mami estará a tu lado, incluso si tú no quieres que así sea” es mi respuesta a sus miedos.

Como última reflexión recuerda que no basta con sentirlo, si no le dices con palabras y acciones a tus hijos que los amas ellos puede que no lo perciban.

Cómo le demuestras a diario tu amor a tus hijos? Hay otra lección o frase que siempre les repitas? Les dices a ellos lo que te decían tus papás a ti? Cuéntanos en los comentarios!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *