Dieta Macrobiótica: Equilibrio a favor de tu salud

Dieta Macrobiótica: Equilibrio a favor de tu salud

Hoy en día es común ver cómo las personas han concientizado la importancia de cuidar lo que ingieren, en pro de tener un peso y una vida plena y saludable. Este tipo de preocupación es que lo que ha buscado despertar en los seres humanos, desde hace décadas, la mayoría de las filosofías orientales y la macrobiótica es una de ellas.

 

Macrobiótica significa larga vida, y fue traída a occidente por un filósofo japonés llamado George Ohsawa, quien en 1960 decidió extender sus conocimientos sobre un estilo de vida más balanceado y beneficioso. Toda su experiencia ha cambiado la manera de alimentarse de muchos desde que se dio a conocer, enseñando qué todo lo que consumimos puede ayudar, o no, a vivir más y mejor.

 

¿Cómo funciona?
Según la macrobiótica debe existir un equilibrio entre nuestra salud y nuestras emociones, y señala que deberíamos considerar cómo lo que comemos nos produce reacciones positivas y negativas en el organismo.

 

La dieta utiliza los principios del Yin y el Yang (los opuestos se complementan) para que determinemos cuáles alimentos debemos o no ingerir. No se extrañe si no ve a continuación una guía de qué consumir día por día, como tradicionalmente puede encontrar a la hora de buscar una dieta, la macrobiótica apela al sentido común y a que cada persona se sienta bien física y mentalmente con lo que come.

 

Entre los alimentos Yin está el azúcar refinado, los lácteos, las verduras, las frutas y las bebidas alcohólicas.

 

Los alimentos Yang por su parte son los cereales, el pescado, la carne, la sal y las legumbres, entre otros.

 

En la macrobiótica debe haber un estudio concienzudo de cómo mezclar los alimentos, para que produzcan en nuestro cuerpo los mejores resultados. De este modo se debe elegir lo menos procesado, dándole cabida a lo más natural.

 

Nuestras emociones son fundamentales para la macrobiótica, es bien conocido que la ira y el resentimiento afectan nuestro hígado, que los nervios afectan nuestro corazón y que la tristeza, la angustia y el estrés son devastadores para nuestro estómago, riñones y vejiga.
Por esto, es que muchos médicos recomiendan reencontrarnos con una manera de afrontar los sucesos de la vida de una manera más relajada, destinando tiempo a actividades que enriquezcan nuestro espíritu y nuestra salud física. Caminar, leer un buen libro, escuchar música y por supuesto cuidar nuestra alimentación con productos adecuados para nuestros órganos, son aspectos básicos para alargar nuestras expectativas de vida.

 

¿Qué debemos comer y qué no?
Una de los puntos que hacen a la macrobiótica más atractiva es su flexibilidad, ya que deja a discreción de cada persona la elección de sus alimentos.

 

A pesar de esto, hay ciertos productos que deberían ser eliminados de la dieta para poder lograr un resultado favorable, entre ellos están:
· La carne
· El azúcar refinada
· Pan blanco
· Bebidas alcohólicas
· Bebidas Gaseosas
· Embutidos y enlatados

 

Pero no todo son limitaciones, la ingesta de algas como el conocido Wakame japonés es una de las recomendaciones más fuertes en la macrobiótica, ya que proporciona al organismo una gran cantidad de elementos muy beneficiosos que nos ayudan a sentirnos mejor.
Los cereales, los té naturales, vegetales orgánicos, el pescado, las verduras propias del lugar en donde usted vive son buenos complementos de una dieta macrobiótica, ya que lo llenarán de energía y lo harán liberar las toxinas que los productos procesados que ha consumido a lo largo de años han alojado en su cuerpo.

 

La Macrobiótica y la prevención del Cáncer
Según la Sociedad Americana de Oncología Clínica de Estados Unidos, un número no despreciable de casos de cáncer, que actualmente afecta a hombres y mujeres del planeta, están ligados con malos hábitos alimenticios, el descontrol emocional y el sedentarismo.

 

El consumo excesivo de grasas saturadas, de grasas trans, productos animales tratados con hormonas como el pollo, y en general alimentos químicamente procesados, deterioran nuestro cuerpo de tal forma, que dan pie a que seamos más propensos a desarrollar células cancerígenas en los senos, colon, próstata, útero, estómago, esófago y pulmón.

 

Los detractores señalan…
Especialistas del mundo médico señalan que el seguimiento estricto de la macrobiótica, puede desencadenar anemia y un descenso desfavorable de la masa muscular, llevando a las personas que siguen este tipo de dieta a un peso riesgosamente bajo, por la eliminación de la mayoría de las proteínas animales.

 

Es por esto que es muy importante consultar a su médico antes de comenzar cualquier dieta, ya que ellos son las personas adecuadas para recomendarle de qué manera usted puede llevar a la práctica, éste u otro estilo de vida, sin que esto lesione su integridad física.

 

Recuerde que cualquier régimen alimenticio debe estar acompañado de la supervisión de su médico de confianza. Este artículo sólo procura informarle sobre formas alternativas para estar saludables, de ninguna manera le recomienda seguir este o ningún otro tipo de alimentación.

 

Tips útiles para realizar la dieta macrobiótica:
· Masticar cada bocado entre 30 y 50 veces antes de tragarlo.
· Realizar actividad física.
· Alimentarse por lo menos 3 veces diarias.
· Llevar una vida tranquila y sin excesos.
· Alejarse de los vicios tales como el consumo de alcohol y el cigarrillo.
· Evitar comer muy tarde en la noche, se debe esperar por lo menos 3 horas antes de acostarse, para no interrumpir la digestión.
· Usar sal marina y hierbas para aderezar los alimentos.
· Dar preferencia a la cocción al vapor por encima de freír.

 

ARTÍCULO PUBLICADO EN LA REVISTA SALA DE ESPERA COLOMBIA

 


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *