¿Está mi hijo listo para el colegio o guardería?

Está mi hijo listo para el colegio o guardería

Un temor recurrente para todo padre es el momento en el que ya sea por trabajo o por edad debemos considerar que nuestros pequeños asistan a una guardería o escuela.

No hay reglas estrictas ni parámetros para los niveles más bajos (guardería, kindergarden, day care), el ingreso a éstos va a depender de que nuestra necesidades, pero también es cierto que se recomienda que este gran paso sea dado entre los 2 y 3 años, cuando nuestros niños ya puedan comunicarse de modo efectivo.

Según estudios, a los dos años los niños ya deben ser capaces de caminar y correr si ayuda, treparse, subir y bajar escalones, garabatear dibujos, hacer torres de bloques, conoce su nombre, el de sus adyegados y es capaz de identificar objetos de la vida diaria, tiene por lo menos 20 palabras en su vocabulario y es capaz en algunos casos de estructuras frases cortas, tararea, imita, come relativamente solo, y comienza su proceso  de control de esfínteres.

En mi experiencia personal, debido a que debí mudarme de país y las prioridades económicas han cambiado, me he visto en la necesidad de tener a mi hija de tres años en el hogar. Esta determinación a traído cosas buenas y otras no tanto. Por un lado he creado un nexo de amistad muy profundo con mi pequeña ya que compartimos mucho tiempo juntas e intento que cada momento cuente, que sean minutos y horas de calidad, ya que se que en lo que llegue al salón de clases su vida va a cambiar y sus intereses también.

Por otro lado ha representado un reto enorme, porque no he querido que se “retrase” con respecto a los niños de su edad, por lo que me ha tocado investigar mucho sobre qué debería estar haciendo, actividades para desarrollar su motricidad gruesa y fina (suena como si fuera una experta! jajaja pues no gracias a Google he aprendido alguna que otra cosilla) tales como recortar, pegar, ensartar, hacer líneas, saltar con obstáculos, brincar con una sola pierna y cosas por el estilo, y aunque ya este año si ingresa al preescolar, este tiempo juntas me ha permitido también afrontar mi miedo a dejarla, a delegar su cuidado y educación, y a romper con cualquier vicio de sobre protección que haya creado.

Las escuelas y guarderías son una necesidad también para el óptimo desarrollo social de nuestros hijos. En ellos conocen el significado de la amistad, la autoridad de personas ajenas a su núcleo familiar, el respeto a sus mayores  e iguales, a aceptar y apreciar diferentes razas, credos, y personalidades, a trabajar en equipo, a llorar y a reír, a compartir, a afrontar el rechazo y a crear y fortalecer una autoestima sólida.

Debemos preocuparnos por acompañar a nuestros hijos, ya sea que lo tengas contigo o elijas un lugar de cuidado, pero no acompañarlo solo en el sentido de estar físicamente con ellos, sino de escucharlos, preguntarles, involucrarse en sus vidas! Hagan lo que hagan, no olviden que la verdadera educación comienza en el hogar!

Les presento algunos tips de actividades educativas en casa

Les presento algunos tips de actividades educativas en casa: (niños de 2 a 3 años)

– Lectura dramatizada: lee a tus hijos cuentos, enséñales los dibujos, haz voces diferentes y crea personalidades para los personajes! luego pregúntales que recuerdan y pídeles que te expliquen que entendieron.

– Dibujo orientado: pídele a tu hijo que dibuje cosas que tu le pidas, eso también te permitirá ver la vida a través de sus ojos! crea patrones que deba seguir también, como líneas punteadas o caminos tipo laberintos, y pídele que trace líneas de derecha a izquierda y viceversa, te sorprenderás de los resultados!

– Cortar, pegar y rasgar: realiza proyectos como un hacer un regalo para los abuelos, o su papá o un adorno para su cuarto, usa revistas, u hojas de colores, luego publicaré algunas ideas!

Lo más importante para concluir, es que ya sea en casa o en la escuela, nos preocupemos por ser unos padres presentes, ya que nadie va a querer y cuidar y desear lo mejor para nuestros pequeños tanto como nosotros! sigue tu instinto y tus posibilidades, lee, investiga, pregunta a otros padres, visita varias instituciones, entra, observa cada rincón, los baños, cómo visten y cómo hablan, y lleva al mejor juez, tu niño! su ánimo puede ser la última palabra para tomar la decisión final! Suerte y espero sus comentarios!


One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *