El cielo es uno de los escenarios más románticos, enigmáticos y maravillosos que existen, es el testigo de nuestras aventuras y un espectador eterno de nuestras vidas.